Inicio de sesión

Mi visión para WANO

Pasados ya tres meses de su mandato como CEO de WANO, Peter Prozesky nos habla de complejidad, de consistencia, de cultura y de Compass
Peter Prozesky, Chief Executive Officer de WANO

Hablamos de 'niveles de excelencia', pero ¿qué quiere decir esto? Y ¿cómo alcanzamos esos niveles?


Peter se dirige al Centro WANO de MoscúDurante mis tres primeros meses como Chief Executive Officer (CEO) de la Asociación Mundial de Operadores Nucleares (WANO), he visitado sus cuatro centros regionales de Atlanta, Moscú, Tokio y París, además de pasar algún tiempo en la oficina de Hong Kong.

Siempre que ha sido posible, he hecho coincidir mis visitas con reuniones de las juntas de gobierno regionales o con semanas de coordinación, cuando todo el personal se encuentra en la oficina para una semana de formación, talleres y desarrollo de equipos. Las conversaciones mantenidas con los equipos de todo el mundo han sido francas y honestas, dando a todos la oportunidad de poder hacerme preguntas y aportar sus sugerencias e ideas para mejorar la forma de trabajar actual de WANO.

En estos primeros tres meses me he dedicado a escuchar: al personal, a los directores, a los gobernadores y a los miembros. Los comentarios y sugerencias recibidas me demuestran que, aunque WANO y sus programas son muy sólidos, aún queda margen para la mejora en materia de consistencia y de colaboración entre funciones en todos los centros regionales y oficinas.

Con la aceptación del plan a largo plazo de WANO, Compass, la globalidad de su personal en todos los centros regionales y oficinas se han comprometido con el enfoque de 'Una sola WANO'.

Algo que he dejado muy claro en mis reuniones con el personal de WANO es la necesidad de consistencia. La consistencia tiene que ver con dar una alta calidad en los procesos y productos que proporciona WANO. Esto se interpreta a veces como que todo el mundo debe seguir el mismo proceso. Aspirar a la excelencia significa preguntarse si hay otra forma mejor de hacer las cosas, lo que significa a su vez que, como organización y como industria global, no podemos aceptar nunca el 'puede valer'. Tenemos que asegurarnos colectivamente de fomentar una cultura que nos brinde a todos la oportunidad y voz no solo para cuestionar las prácticas actuales y aportar nuestras sugerencias sino la humildad necesaria también para aceptar de buena gana cualquier pregunta o crítica planteada por otras personas. ¿Podemos hacer las cosas mejor? ¿Podemos ser mejores? La mediocridad no es nunca aceptable y, cuando se trata de 'excelencia', siempre podemos mejorar la forma de hacer las cosas.

Nuestra labor en WANO es muy compleja por razones geográficas, de franjas horarias, de diferencias culturales, idioma y la situación geopolítica. Para que nuestra misión pueda tener éxito, tenemos que tener un sentido de responsabilidad colectiva por la forma de hacer las cosas en las distintas regiones. Debemos compartir la responsabilidad de los niveles de seguridad de nuestros miembros, sea cual sea su afiliación regional. No podemos hacer esto centrándonos solo en los procesos, sino que lo lograremos únicamente estableciendo fuertes relaciones entre los miembros de la familia WANO.

Una de las preguntas que me han hecho durante mis visitas ha sido cómo percibo nuestra función como, en cierta forma, regulador de la seguridad. Yo opino que la 'regulación' se basa mucho en las reglas, es algo lógico y se traduce en el cumplimiento de unas exigencias mínimas. WANO es mucho más que esto; nosotros no regulamos con la cabeza sino con el corazón, para producir excelencia en materia de seguridad nuclear.

WANO somos nosotros y nosotros somos WANO.

 

Para más información sobre Peter Prozesky y su carrera profesional anterior a WANO, ver la nota de prensa oficial.