Inicio de sesión

La entrevista: Gwen Parry-Jones, EDF Energy

Gwen Parry-Jones de EDF Energy habla de su carrera, de reconocimientos de la corona y del futuro de la energía nuclear.
Gavin Greene, Editor, Inside WANO

IMG_0287.JPG

¿Cómo ha sido tu carrera profesional hasta aquí?

Estudié física en la Universidad de Manchester y después hice un Masters en ciencias económicas. Empecé a trabajar como físico de reactor en la central de Wylfa en Gales, ocupando más tarde el puesto de operador de reactor durante tres años. Quería adquirir tanta experiencia como pudiera, así que me trasladé a Barnwood (en aquel entonces sede de British Energy) como analista de planificación de inversiones, antes de que ofrecieran el puesto de directora de finanzas en Heysham 2, en Lancashire. Desde ahí me trasladé a Canadá, donde trabajé en el contrato de arrendamiento de Bruce Power para British Energy.

Durante una temporada trabajé como asesor técnico del presidente, y poco después me nombraron Directora Técnica y de Seguridad de Heysham 1. Tras esto fui ascendida, pasando a ser la primera directora de la central de Sizewell B, una instalación increíble y con un diseño muy elegante.  Fue un momento culminante para mí, y fue aquí donde aprendí que ser una misma es, con diferencia, la mejor estrategia: ser auténtica, y preguntar si no sabes algo.

Volví a Heysham 1 como directora de la central; todavía hoy sigo siendo la única directora de central del Reino Unido. Luego, en el otoño del año pasado, me pidieron hacerme cargo del estudio de la estrategia a largo plazo de EDF Energy Generation, centrándome en la creación de un futuro sostenible para la empresa.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Me encanta su faceta tecnológica; la singularidad y responsabilidad implícita en la energía nuclear. Encuentro fascinante que partiendo de millones de componentes podamos aprovechar esa energía con fines positivos para la sociedad. También me hace muy feliz ver a las personas avanzar en sus carreras, ayudar a la gente a ser lo mejor que puedan ser.

¿Cómo te ayuda WANO en tu función actual?

He tenido algunas experiencias maravillosas con WANO, y he tenido la suerte de haber participado en una serie de peer reviews y misiones de apoyo técnico. Lo primero que me llama la atención es cuánto he aprendido en cada ocasión de mis colegas. Cuento con una amplia red de contactos internacionales; expertos profesionales especializados y respetados que me ayudan a estar mejor preparada para realizar mi labor. Visitar la instalación de otro te hace cuestionar tu propia central; no se trata sólo de ser un experto y dar consejos a los demás, sino que te hace plantearte esos mismos desafíos cuando vuelves a propio lugar de trabajo.

¿Cómo ha cambiado la industria nuclear en el tiempo que llevas en ella?

Tu percepción cambia. Cuando empecé, todo estaba muy jerarquizado; la gente avanzaba de acuerdo con su edad y no era habitual cuestionar a tus superiores. Ahora creo que la industria ha aprendido que la diversidad de ideas y el acceso a la toma de decisiones nos proporciona las mejores conclusiones tanto desde la perspectiva de la seguridad nuclear como de la comercial. Tienes que trabajar ello, no pasa así como así.

¿Cuáles son los mayores retos que tienes en tu función?

Mi función consiste en hacer un análisis de las personas y los activos de EDF Energy Generation y ver de qué manera encajan en el mundo futuro. Hemos pedido a la gente de nuestra empresa que nos planteen sus sugerencias y hemos recibido una avalancha de ideas realmente buenas. Lo que tenemos delante ahora es el reto de sacar un poco de orden a toda esta enorme cantidad de entusiasmo para ayudarnos a crear nuestro futuro juntos. El economista John Maynard Keynes dijo una vez: "La dificultad no radica tanto en el desarrollo de nuevas ideas como en huir de las viejas." Quiero que esa filosofía sea lo que la gente piense con respecto al trabajo que estamos haciendo. 

The Queen awards Gwen with her OBE medal.

¿Cuál fue su reacción al recibir un OBE? [Un reconocimiento de la familia real británica]

Llegó completamente por sorpresa. Un día llegó una carta que al principio pensé que podría ser una broma, de un periodista o algo parecido. Cuando me di cuenta de que era auténtica me puse tan contenta que no paraba de pegar botes aquí y allá con mi pedazo de papel. Naturalmente, no se lo podía contar a nadie hasta el día de Nochevieja, que es cuando se publica la lista en la Gaceta de Londres. Me concedieron el premio por mi contribución a la ciencia y la tecnología, y recogí mi medalla de manos de la reina en el castillo de Windsor, lo que fue un grandísimo privilegio. Fue un día realmente grande para mí.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Hubo un incidente en mi escuela en la que alguien fue grosero con una de las señoras del comedor, y el director reunió a todo el colegio y nos soltó todo un rapapolvo sobre lo que no era para nada aceptable. Tratar a las personas con respeto es una parte importante de ser un buen líder; se puede establecer una buena relación y entenderse con las personas, desde los vigilantes de seguridad y personal del centro de visitas hasta los físicos de reactores. Todas las personas son importantes, y tienen que poder decirte lo que piensan. Si los tratas indebidamente de alguna manera, no obtendrás probablemente lo mejor para la central. La seguridad nuclear de una central podría depender de ello.

¿Cuál ha sido la última mentira que has contado?

Lo que costó mi caballo.

¿A qué tres personas invitarías a una cena?

Al Almirante Rickover, el creador de la marina de guerra nuclear de Estados Unidos. Si nos fijamos en lo que dijo, su visión del mundo sigue siendo relevante a pesar de que la dio hace más de 50 años. También invitaría a Marie Curie, para poder entender lo que significó para ella ser mujer en la época en que formaba parte de la comunidad científica, y los retos a los que se enfrentó. Por último, tendría que ser Brian Cox - la estrella de rock de la física.

¿Cuál es su idea de un día perfecto?

Este año cumpliré los 50. Cuando tenía 30 años me escribí una carta, fingiendo que tenía 50 años, dirigida a mí con 30. Versaba sobre la creación de mi carrera profesional y de cómo sería un día perfecto. Todavía tengo esa carta. En ella hablaba de flexibilidad para poder salir a un entorno natural, de pasar tiempo con los amigos y la familia. Quería poder trabajar con otras personas de una manera creativa, tener la sensación de que el trabajo era importante para el gran conjunto de las cosas. En mi trabajo actual en EDF Energy, creo haber conseguido lo que ponía en esa carta.​